adiccion al cafe

El café en su día a día.
Un buen desayuno es un elemento indispensable para empezar bien el día. A menudo, los especialistas en nutrición recomiendan tomarse algunos minutos más por la mañana para prepararse un desayuno equilibrado conteniendo una bebida como un café con leche, una pieza de fruta o un zumo y cereales.

El café es un estimulante para el organismo humano. La sustancia activa que lo compone, la cafeína, actúa sobre el sistema nervioso, mejora la concentración y aumenta la capacidad de realizar esfuerzos físicos intensos. Beber café es sinónimo de convivialidad y descanso. Los consumidores habituales de café se sienten productivos y a gusto consigo mismo. Para ellos, el consumo moderado de café supone un enriquecimiento tanto a nivel personal como social.

A menudo se ha insinuado que la cafeína, un estimulante natural que se encuentra en el té, en el café y en otros alimentos, es una sustancia adictiva. Esto simplemente no es cierto. Disfrutar de una buena taza de café de forma más o menos regular puede constituir un hábito, pero los conceptos hábito y adicción distan mucho entre ellos y no deberían confundirse. En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud ha declarado que “no existe prueba alguna de que el consumo de cafeína pueda tener consecuencias físicas o sociales comparables –ni remotamente– a las consecuencias asociadas a la adicción grave a las drogas”. A pesar de que mucha gente beba café de forma regular y que beber café pueda efectivamente constituir un hábito, esto no se eleva al grado de adicción, sino que se trata simplemente de una parte de nuestra vida cotidiana.

¿Verdadero o falso?¿La cafeína es adictiva?

  • No. En cantidades moderadas, no existe prueba alguna de que la cafeína comporte un riesgo serio de adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *